8 Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo, 9 y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe; 10 a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte, 11 si en alguna manera llegase a la resurrección de entre los muertos. 12 No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús. 13 Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, 14 prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús” Filipenses 3: 8-14.

Es posible que un esposo viva con su esposa durante cincuenta años, coman en la misma mesa y compartan la misma rutina, pero nunca la entienda por completo. De la misma manera, podemos asistir a la iglesia y leer libros acerca del Señor sin conocer en realidad a nuestro Creador. Llegamos a conocer a Dios al pasar tiempo en su presencia y leyendo lo que revela acerca de sí en su Palabra.

Por ejemplo, Mateo 1:23 llama al Señor Emanuel, que significa “Dios con nosotros”. El Señor prometió: “No os dejaré huérfanos... Yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros” (Jn 14:18-20). La Biblia también lo describe como nuestro “pronto auxilio en las tribulaciones” (Sal 46:1). Dios no es un salvador lejano y futuro; está aquí e involucrado ahora mismo (Sal 32:7). Dios es la roca donde podemos encontrar refugio, estabilidad y fuerzas (Sal 62:2; Is 40:31).

Esto es lo que Pablo, el apóstol lo vivía con gran intensidad al punto de ser capaz de dejar todo por “conocer” más de la vida, carácter divino y perfecto del Señor Jesús.

Si usted está interesado en saber más acerca del Padre, y quiere sentir más de Él, pídale al Espíritu Santo ahora mismo que aumente su entendimiento y le guíe para conocer al Señor Jesús.

PIENSA EN ESTO
1.- ¿Eres de aquella clase de cristiano que asiste a la iglesia, pero que no conoce en intimidad al Señor Jesús?
2.- ¿Cuánto tiempo del día pasas en comunión con Dios?

HAZTE CARGO
1.- Ten presente, ser cristiano no es participar de todas las reuniones de la iglesia, tratar de cumplir en todo como lo hacen los religiosos. Ser cristiano es recibir a Cristo en el corazón y vivir en comunión intensa, obedeciendo a su señorío en todo, conforme a su Palabra.


Esperando sea de bendición para todos.

Atentamente,
Corporación Educacional El Redentor.