Menu
RSS

"Muchos me dicen: 'Dios no te salvará'. Pero tú, Señor, eres mi escudo protector, eres mi gloria, eres quien me reanima". (Salmo 3:2,3)